El Arbol del Penitente

El ARBOL del PENITENTE no es una película de aventuras en mitad de un desierto cualquiera con héroe y chica en peligro, ni tampoco es la clásica road-movie de policías y traficantes. Es simplemente un momento accidental en la vida de unos personajes que por diversas circunstancias nunca acaban de acostumbrarse a la situación en la que se terminan encontrando.

La película relata en tono de humor y desenfado el momento final a una operación de contrabando de la que desconocemos sus detalles. Tan solo sabemos que uno debe dinero a otro y que esta es la parte del trato no cumplida.  Poco a poco van apareciendo en escena un grupo reducido de personajes que por determinadas circunstancias se ven atrapados por la grandeza del desierto. Cada uno de ellos tiene sus motivos, sus quejas y sus prioridades pero tan solo uno de ellos sabe que donde se hallan está escondido un enorme botín.

 

El espectador queda atrapado al igual que sus personajes alrededor de un árbol, en mitad del desierto. A través de la personalidad de cada uno de ellos vamos viendo el desenlace de la trama que desde el principio se nos muestra tan simple como encontrar el dinero, pero que acaba transformándose en una lucha por la supervivencia individual. El drama no es quedarse sin agua o alimentos sino soportarse el uno al otro. Son personajes muy cotidianos que aportan frescura y desenfado en cada una de sus acciones, sorprendiéndonos de lo que son capaces de hacer al final.

Trailer